Blog de la clase de Primero del CEIP Juan XXIII, de Castilleja de la Cuesta (Sevilla). 2015/2016

Archivo para diciembre, 2014

Reflexiones de Adviento

Estimados padres y madres:

Sirvan estas líneas para hacer unas reflexiones a poco de dar por concluido el primer trimestre del presente curso. Yo siempre comento que considero este trimestre como el más importante del curso escolar ya que es cuando se ponen las bases del resto del año.

Hay muchos aspectos que los vamos a conseguir, seguro, a la finalización del curso; otros ya están conseguidos; y otros estamos en proceso. Como no podía ser de otro modo. Lo que sí podría cambiar sería el ritmo con lo que lo hagamos, el ambiente de trabajo en el que estemos, la alegría con la que vengamos al colegio o la felicidad que nos pueda producir el trabajo bien hecho. Es por lo anterior, que tenemos que poner TODOS  de nuestra parte para que las condiciones sean las mejores posibles.

No puedo ocultar que de un tiempo a esta parte el nivel de conflictividad ha subido: el tutor se enfada más de lo normal, los alumnos se enfadan unos con otros más de lo normal, los profesores que entran en clase se enfadan como no lo hacían antes… ¿A qué nos lleva todo esto? Pues está claro que, en principio, a no conseguir los objetivos propuestos en el grado que a todos nos gustaría, a conseguir una excelencia que todos están capacitados de conseguir pero que por unas circunstancias u otras no se alcanzan. También nos lleva a olvidar el objetivo principal, básico y esencial de esta etapa: LA EDUCACIÓN. Y eso sí que tenemos que tener todos entre ceja y ceja: que nuestros hijos adquieran unos hábitos educativos de los que todos estemos orgullosos. Y en este punto voy a meter una cuñita, que, aunque parezca fuera de lugar, si lo analizamos fríamente esconde un grandísimo problema detrás de él: os pido, por favor, que controléis los hábitos televisivos de nuestros hijos y no permitáis que vean programas que poco o ningún valor positivo les pueda enseñar (me refiero a programas tipo “Aquí no hay quien viva”, “La que se avecina”, “Aida”, etc. etc. etc.).

Os pido que habléis mucho con vuestros hijos sobre la escuela, recordadle lo importante que es el prestar atención, el no distraerse con cuestiones baladíes, lo importante que es la AMISTAD, la verdadera amistad y lo que ello conlleva, sobre los valores de solidaridad con los demás, el respeto a las personas mayores, el respeto a las normas que nos hemos puesto en el aula y en el colegio en general. Cada vez que se incumple una norma, una cascada de consecuencias negativas trae tras de sí, y el máximo perjudicado es la propia clase, el alumnado, el profesorado, todos. Somos como una pequeña sociedad en proceso de aprendizaje y el mensaje que se transmite desde la escuela debe diferir en muy poco del mensaje que se transmita desde la familia. Todas nuestras actividades están llenas de una carga de valores importantes; las actividades que hacemos no son actividades inconexas y fuera de contexto. No. Todo lo que hacemos tiene mucho valor, tanto académico, como personal, como educativo, como social. Nuestro curso va a ser el único que se salga de la normalidad el último día de este trimestre, el día del pasacalles, con el teatro que estamos preparando, y ello nos debe servir de acicate para hacer las cosas lo mejor posible y recibir, también, una satisfacción aún mayor.

A estas alturas de la lectura, me imagino que estaréis comprobando que no estoy del todo satisfecho. ¡Habéis acertado!  Pero nunca podemos cejar en el empeño ya que nos jugamos mucho: vuestros hijos merecen eso y mucho más, y hay que trabajar por y para ello.

 

Nube de etiquetas